Atrás

La historia de Mami

Me llamo Marnie (Mami para las personas que me salvaron) y os voy a contar mi historia.

Mami en el refugioHace más de un año mi amo me abandonó a mi suerte. Yo tenía un año o dos porque todavía no sabía muchas cosas de la vida y no entendía que pasaba para que me dejara sola. Vagando por la carretera y las montañas comencé a sentirme mal y a ponerme gordita y me di cuenta de que tenía que encontrar rapidamente un nuevo lugar donde vivir. Me instalé entre unos cañizos de una playa de Benajarafe (Málaga), estaba embarazada y tenía que buscar un sitio calentito para cuidar a mis 5 pequeños, que nacieron en la arena una noche de mucho oleaje. Pasé mucho miedo pero les pude esconder bien para que no les pasara nada.

Durante 6 semanas, una señora llamada Carol me traía comida, leche y agua todos los días para que pudiera dar de mamar a mis bebés. Ella era la única persona en quien confiaba, pues desde que comencé a vivir sola no había visto a ningún humano que me diera cariño y comencé a tener miedo de que hicieran daño a mis cachorros. La gente pasaba por la playa y yo les ladraba para decirles que por favor no nos hicieran daño pero un hombre casi todas las noches venía a pegarme con un palo para que no me acercara a él ni a su perro… me volví una perrita aterrorizada de las personas.

Una chica que me traía comida y que parecía muy buena, Ximena, se llevó a algunos de mis bebés. Yo no sabía por qué quería quitármelos aunque luego me lo explicó. Ellos corrían mucho peligro y yo no era capaz de protegerles sola. Ella incluso rescató a uno de mis bebés que había quedado atrapado entre las cañas y las piedras. Le salvó la vida pero quería llevarme a mí también. Habló con Carol, que tenía otros amigos humanos que eran buenos y decidió pedirles ayuda para encontrarnos un hogar a mí y a los bebés que me quedaban. Llamaron a unos lugares donde llevan a otros perritos que como yo no tienen donde dormir calentitos ni protegerse, les llaman protectoras. APARIV (Asociación protectora de animales del Rincón de la Victoria) fue la primera que respondió. Y ese día mi vida cambió. Conocí a Chus y a Lola. Ellas vinieron y se llevaron al resto de mis hijos, y me quedé sola.

Sola noche tras noche, vagando por la playa en busca de mis hijos, arriesgándome a ser atropellada porque no los encontraba por ningún sitio. Fueron días horribles, ya no quería comer, no quería nada solo encontrarles. No quería moverme de mi guarida por si aparecían. Carol, Ximena y Chus me seguían trayendo comida y me hablaban en un lenguaje que no entendía. ¡¡Esa gente se llevó a mis pequeños!!

Lola y Chus llamaron a otras protectoras para que les ayudaran a cogerme pero yo era imposible, era muy lista y me sabía muchos trucos de escape. Chus venía todos los días y todas las noches (¡¡qué pesada!!) me ponía calmantes en la comida para dormir, pero yo no quería dormir, tenía mucho miedo y me escapaba ¿Qué quería hacerme? Pasaron seis días. Yo sentía que mis bebés volverían y se lo dije a Carol y a Chus una de las noches que vinieron a verme y se sentaron conmigo en la playa “tráeme a mis niños y me iré contigo”.

¡Y así fue! Aparecieron Lola, Carol, Chus y Alix con dos de mis hijos, Magic y Maya, que me habían echado mucho de menos ¡¡Por fin!! Nada más verlos me puse loca de contenta y fui a saludarlos, y fue entonces cuando esas personas me atraparon. Yo tenía miedo, pero no sabía que ese sería el comienzo de mi nueva vida.

Me llevaron a APARIV. Allí me decían cosas bonitas, me daban de comer, me regalaron una cama súper bonita con mantas y en unas semanas estaba mucho más gordita, y además estaba con dos de mis cachorros. En el refugio había muchos más perros como yo, me hice 2 amigos Whitey y Moschino y poco a poco fui cogiendo confianza con la gente, aunque aún con algo de miedo, pues mi vida no había sido fácil… Al poco tiempo Maya y Magic crecieron mucho y se fueron a vivir a Alemania con 2 familias maravillosas (me mandan fotos de vez en cuando) y mi otro hijo, Golfo, se quedó a vivir con Ximena ¿os lo podéis creer? Menuda suerte tuve. Me contaron que los otros dos también viven en hogares donde les tratan bien.

Doy las gracias a todos los voluntarios que me han ayudado a mí y a mis peques. Si no fuese por ellos no podría estar ahora contando mi historia, y seguiríamos en la playa muertos por el frío o atropellados en la carretera como otros muchos perros… Ahora, poco a poco iré confiando cada vez más en las personas, pues me estan tratando muy bien en Apariv. ¡Mirad como he cambiado y lo guapa que me he puesto!

Gracias Apariv! GUAU!!

To be continued...

Comentarios
URL de Trackback:

Añadir comentario
Paco APARIV
Preciosa historia que demuestra que la paciencia funciona.
Publicado el día 3/02/15 11:48.
Paco APARIV
Mensajes: 11
Estrellas: 2
Fecha: 20/12/17
Chus APARIV
Mensajes: 3
Estrellas: 2
Fecha: 5/12/15
Mar APARiV
Mensajes: 1
Estrellas: 1
Fecha: 9/02/15
Ximena APARIV
Mensajes: 2
Estrellas: 1
Fecha: 5/02/15