Atrás

Hasta siempre amigo

Ayer me llegó una triste noticia. Estaba en la oficina y no pude dedicarle tiempo a pensar sobre ello, pero cuando llegué a mi casa, tuve la oportunidad de reflexionar sobre ello: Bernie se nos ha ido.

Hasta siempre compañero

Si alguna vez subiste al refugio de APARiV seguro que te acuerdas de Bernie y de cómo se metía entre tus piernas buscando una caricia y un poco de cariño. Y si le rascabas, era tuyo para siempre :)

Bernie tuvo mala pata, nunca mejor dicho. De cachorro, sufrió un "accidente" y una de sus patas traseras quedó inservible. Cuando lo quisieron sacrificar, nuestra Lola se opuso frontalmente "este perro se viene con nosotros". Y subió al refugio y se hizo el amo y señor de aquello. Conoció todas las fases de APARiV, desde que tenía 4 kioscuchos pelaos hasta los techados y cheniles actuales, que no es que sean un lujazo, pero comparado con aquello...

Tuvo muchos compañeros de chenil. Yo le conocí con Ché y ¡menudos 2 piezas! Ché tenía un carácter dominantón y de jefe, pero con Bernie se cuidaba mucho de respetar su espacio. Si algo no le gustaba a Bernie te lo hacía saber, pero siempre con una mansedumbre más propia de un borrico que de un perro. Y era adorable, le encantaba echarse al sol y cuando todos salían al patio, él se quedaba en su chenil y aullaba... ¡y todos le seguían! Era respetado y querido por todos, humanos y perros.

Pero los años fueron pasando y nadie se fija en un perro con una pata regulera... y cumplir años no es algo que le ayudase a ser más visible. Por desgracia, la gente se fija menos en los mayores y es algo que no entiendo porque los mayores son los mejores, los más agradecidos, más tolerantes y pacientes, los más fáciles de llevar y desde luego, los que más se lo merecen.

Un día Lola decidió que Bernie ya tenía una edad y que no podía morir allí arriba, que merecía ya conocer el calor de un hogar y no sólo la frialdad de las noches en el refugio. Y aunque seguramente era el peor momento para hacerlo para ella, a Lola le pudo más la necesidad del animal que la suya propia, y lo metió en su casa. Y gracias a ella, Bernie ha conocido un hogar calentito, una dueña responsable y muchísimo amor. En el refugio también lo amábamos, pero nada como un hogar. Y le llegó su momento, amado y acompañado.

Bernie, lamento profundamente no haberte visto con más frecuencia. Tenías ese alma, ese espíritu, ese... como se llame que sembraba paz en los demás. Estoy seguro de que, si decides reencarnarte, lo harás en paz.

¡Hasta siempre viejo!

Comentarios
URL de Trackback:

No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.
Paco APARIV
Mensajes: 11
Estrellas: 2
Fecha: 20/12/17
Chus APARIV
Mensajes: 3
Estrellas: 2
Fecha: 5/12/15
Mar APARiV
Mensajes: 1
Estrellas: 1
Fecha: 9/02/15
Ximena APARIV
Mensajes: 2
Estrellas: 1
Fecha: 5/02/15